El más allá prehispánico: Capítulo 3. El Omeyocan.


El Omeyocan o paraíso del sol está presidido por Huitzilopochtli, Dios de la guerra, aquí llegaban los muertos en combate y las mujeres que morían en el parto pues se les consideraba muertas en guerra ya que habían librado una gran batalla, la de parir.

Era un lugar de gozo permanente en el que se festejaba al sol y se le acompañaba con música, cantos y bailes.  Los muertos que iban al Omeyocan volvían al mundo después de cuatro años, convertidos en aves de hermosas plumas multicolores.

Te recomendamos también:

El más allá prehispánico: Capítulo 1. Introducción
El más allá prehispánico: Capítulo 2. El Tlalocan
El más allá prehispánico: Capítulo 3. El Omeyocan
El más allá prehispánico: Capítulo 4. El Mictlán
El más allá prehispánico: Capítulo 5. El Chichihuacuauhco

La única demócrata. Jorge Rosano. Papel recortado sin plantilla.

Anuncios

2 thoughts on “El más allá prehispánico: Capítulo 3. El Omeyocan.

  1. Pingback: Deidades agrícolas prehispánicas y San Juan Bautista « Como en el tianguis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s