Altar de Dolores


Algunos investigadores consideran que los Altares de Dolores comenzaron a colocarse en 1423 en el Sínodo Provincial en Colonia, Alemania, para venerar a la Virgen de los Dolores o Dolorosa.

Sin embargo, otros piensan que la devoción a la madre de Dios, bajo las advocaciones de nuestra Señora de la Soledad, de la Piedad, la Dolorosa, Nuestra Señora de las Angustias, la Virgen de la Esperanza y la Virgen de los Dolores, surgió en el siglo XIII en Italia, al fundarse la orden de los Siervos de María o Servitas.

.

La tradición del Altar de Dolores en México se remonta al siglo XVI, con el arribo de los primeros evangelizadores franciscanos durante la Conquista, pero fue hasta el XVIII cuando aparecieron crónicas y relatos con alusiones concretas a la celebración, para esa época el culto a la Virgen Dolorosa se extendió a las casas, ya que originalmente sólo se practicaba en iglesias y conventos.

La colocación del Altar de Dolores se lleva a cabo ocho días antes del Viernes Santo, con la idea de consolar a la Virgen María por los dolores que padeció, desde el nacimiento hasta la muerte de su hijo. Dichos sufrimientos son: La persecución de Herodes y la huida a Egipto; La profecía de Simeón a María, la cual menciona: “Este Niño está puesto para ruina y resurrección de muchos de Israel, y una espada traspasará tu alma”; Jesús perdido en el templo por tres días; María encuentra a Jesús cargado con la Cruz; La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor; María recibe a Jesús bajado de la Cruz y La sepultura de Jesús.

.En el altar, se exhibe una imagen, que puede ser una pintura o una escultura, de la Virgen de los Dolores o Dolorosa. Así mismo, se representan los signos de la Pasión de Cristo: el flagelo, la corona de espinas, los clavos, el martillo, la escalera, la bolsa con 30 monedas que simbolizan el pago que recibió Judas por entregar a Jesús a los fariseos, y los dados con los cuales los soldados se jugaron a suerte la túnica de Cristo.

Se incluyen también macetas de barro en forma de muñecos o borregos donde se siembran, previamente, granos de chía, alpiste, trigo, cebada o amaranto que representan, por un lado, la Eucaristía —la cual fue instituida por Jesús durante la Última Cena— además de simbolizar la tristeza de la Virgen ante la muerte de su hijo, pues dichas plantas en algún momento morirán.

Éstas últimas también están relacionadas con los ritos de fertilidad de la tierra, sincretismo que se dio durante la evangelización debido a la coincidencia entre el calendario agrícola prehispánico y las actividades de la Semana Santa. Por esta razón, una vez consumada la conquista e introducida la veneración a imágenes dolientes, los nativos integraron al Altar de Dolores semillas de trigo, alpiste, linaza, entre otras.

.
De igual forma, se incluyen flores blancas o azucenas que son colocadas en el altar que significan la renovación de la vida, por el ciclo de temporada de siembra y la resurrección, y la pureza de la Virgen María.

También se colocan jícaras con toronjas y naranjas pintadas de dorado —que por ser un fruto semiamargo representa el dolor de María y el amor que emana de su corazón—, en las cuales se ensartan banderitas de papel picado morado, dorado o plateado que simbolizan al pueblo y los soldados que vivieron la Pasión de Cristo.

Anteriormente la gente llegaba de distintos lugares y preguntaban: “¿Lloró la virgen?”, si uno les contestaba que sí, significaba que podían pasar a la casa a ver el altar, rezar y que se les iba a dar aguas frescas las cuáles representaban las lágrimas de la Virgen.

Otro elemento son las aguas teñidas de colores que simbolizan las lágrimas de la Virgen María, además de las aguas de sabores que se ofrecen a quienes visitan el altar. Cada una de éstas tiene un significado propio: la de horchata simboliza la pureza de María, la de chía sus lágrimas, la de limón la esperanza de la Virgen por la resurrección de su hijo, la de tamarindo su amargura, la de melón o naranja el atardecer del Calvario durante la Crucifixión y la de jamaica hace referencia a la sangre de Cristo.

Se pueden incluir también tapetes de pétalos, semillas o aserrín pintado con figuras que representan la Pasión de Cristo y los Dolores de María.

.

Anuncios

4 thoughts on “Altar de Dolores

  1. Pingback: Feria de las Flores de San Ángel « Como en el tianguis

  2. Pingback: Semana de Pascua y Jueves de Amapolas en San Ángel | Como en el tianguis

  3. Pingback: Procesión del Silencio, tradición en San Ángel | Como en el tianguis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s