Calentura. Parte III. Remedios naturales


Tradicionalmente se usan tratamientos paliativos como cubrir el cuerpo del enfermo con barro, mismo que se retira en cuanto absorba el calor corporal y se seque, así sucesivamente hasta que baje la calentura. También se hace uso de las friegas de alcohol y baños de agua fría.

Sauce, Haya y Ulmaria. Las especies del genero Salix, es decir los sauces contienen salicina. Además de las propiedades analgésicas, la salicina también presenta propiedades antipiréticas, es decir rebaja la fiebre.  Se hace un té con una cucharada de corteza seca (flor en el caso de la Ulmaria) por litro de agua durante 5 minutos y beber un par de tazas al día.

Calabaza. El té de hojas de calabaza reduce la fiebre, por lo que deberá de hervir un puñado y medio de hojas de calabaza por litro de agua durante 10 minutos. Dejar reposar durante media hora y tomar cuatro tazas al día.

Verbena. Es un eficaz antifebrífugo , capaz de rebajar la fiebre producida por numerosas enfermedades como la gripe, los resfriados, las anginas, etc. Deberá realizarse un té con  una cucharadita de planta seca por taza de agua durante 10 minutos. Beber 2 o tres tazas al día.

Café. La infusión de hojas de café resulta adecuada para reducir la fiebre. Las propiedades febrígugas del cafe le vienen otorgadas por el beta-sisosterol.

Grosellero negro. El jugo de grosellero negro tiene propiedades diaforéticas es decir ayuda a aumentar la sudoración lo que puede ser muy importante para disminuir la fiebre. Deberá beberse jugo de grosellero negro en abundancia.

Jengibre. Esta planta posee propiedades antivirales y antibacterianas que ayudarán a eliminar la infección y los síntomas de muchas enfermedades, como la gripe, el resfriado, reduciendo el dolor y rebajando la fiebre. Se prepara un té con una cucharadita de la raíz seca por vaso de agua. Tomar un par de vasos al día. Se recomienda adicionar el jugo de medio limón para potenciar su valor.

Genciana. Realizar un té con media cucharadita de raíz seca por una taza de agua y beber un par de tazas al día.

Orégano. Ante la aparición de dolencias respiratorias causadas por procesos infecciosos, como catarros, resfriado, bronquitis, etc. el orégano actúa eliminando la tos, desinflamando los bronquios, reduciendo la fiebre y ayudando en la eliminación de los gérmenes. Preparar un té con  una cucharadita de flores secas por una taza de agua. Dejar reposar media hora y tomar un par de tazas al día. Es importante cada vez tomarla caliente.

Saúco. Las flores en infusión constituyen un buen sudorífico que contribuye a la curación de las enfermedades de tipo respiratorio, especialmente para aliviar la tos o reducir la fiebre que acompaña a los procesos gripales, resfriados o bronquitis.

Tomillo. El tomillo es un potente antiséptico. Elimina los gérmenes y reduce los síntomas de las infecciones que estos producen, entre ellos la fiebre o el malestar. Se puede utilizar para aliviar el dolor de garganta en caso de tener anginas o cuando se tiene el pecho cargado. Resulta adecuada para impedir que se infecten las heridas. En té puede tomarse tres tazas al día preparado en proporción de una cucharadita de flores secas por taza. Se puede tomar también el jarabe realizado con una cucharada de tomillo y dos de manzanilla en un litro de agua hasta que quede reducido a 1/3. Endulzar y tomar 3 cucharaditas al día.

Violeta. Las flores de esta planta utilizadas en infusión ayudan a rebajar la fiebre. La infusión se prepara en proporción de una cucharada de flores secas por litro de agua y se deberá de beber de 2 a 4 tazas diarias.

Eucalipto. El aceite de eucalipto posee propiedades febrífugas muy útiles para disminuir la fiebre. El procedimiento es mojar un paño con unas gotas de aceite en esencia y aplicar sobre la piel.

Hibiscus. En México se le conoce como obelisco. Se prepara una infusión con una cucharadita de pétalos secos por vaso de agua. Tomar un par de tazas al día.

Menta. Una infusión hecha con sus hojas aumenta el sudor y hace bajar la fiebre. Tomar un par de tazas al día.

Cebada.  El agua de cebada rehidrata y rebaja la fiebre. Se prepara diluyendo 5 cucharadas de cebada en dos litros de agua, se hierve la mezcla hasta que quede la mitad de agua y se añade el zumo de un limón. Tomar dos vasos al día

Limón.  El jugo de limón resulta también muy útil para calmar la sed y quitar la fiebre o cuando la temperatura es muy alta. Para ello, deberá beber zumo de limón con un poco de miel.

Manzana. Para rebajar la fiebre, haga una cocción de 60 gr. por litro de agua durante 15 minutos. Colar y tomar 2 vasos al día.

Otros capítulos:

Calentura. Parte I

Calentura. Parte II. Tratamientos tradicionales


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s