Frida Khalo. Parte II. Biografía, hechos y sucesos


Ver Frida Khalo. Parte I. Origen de Las dos Fridas. Recuerdo (y otros pensamientos)

El mito Frida Kahlo es sólo una parte de la integración excepcional entre arte y vida, entre la intensidad pública y privada.

Carlos Monsiváis

 

Frida Kahlo (1907-1954)

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, más conocida como Frida Kahlo nació en “La Casa Azul” (hoy Museo Frida Khalo) en Coyoacán el 6 de julio de 1907 y murió el 13 de julio de 1954 en el mismo lugar, fue una pintora mexicana hija de Guillermo Kahlo, un gran fotógrafo alemán y su segunda esposa Matilde Calderón, oaxaqueña de ascendencia española. Sus abuelos paternos son Jacobo Enrique Kahlo y Enriqueta Kaufmann y sus abuelos maternos Antonio Calderón, fotógrafo igual que su padre (todos ellos ya habían muerto al nacimiento de Frida), e Isabel González viuda de Calderón quien la presenta en el Registro Civil.

Once meses después del nacimiento de Frida, nació su hermana Cristina, por lo que fue una nodriza indígena la que la amantó,  constancia que dejó en su obra Mi nana y yo. Este hecho hizo que Frida no se sintiera unida a su madre, a quien calificaba como activa, inteligente, pero también calculadora, cruel y fanáticamente religiosa.

Aunque se movió en el ambiente de los grandes muralistas mexicanos de su tiempo y compartió sus ideales, Frida Kahlo creó una pintura absolutamente personal, ingenua y profundamente metafórica al mismo tiempo, derivada de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida.

 Mis cuadros están bien pintados, no con ligereza sino con paciencia. Mi pintura lleva dentro el mensaje del dolor. Creo que, cuando menos, a unas pocas gentes les interesa. No es revolucionaria, para qué me sigo haciendo ilusiones de que es combativa; no puedo.

Frida Khalo

Su obra pictórica gira temáticamente en torno a su biografía y a su propio sufrimiento. Pintó unas 200 obras, principalmente autorretratos, en los que proyectó sus dificultades por sobrevivir. La obra de Kahlo está influenciada por su esposo Diego Rivera con el que compartió su identificación por el arte popular mexicano de raíces indígenas que inspiró también a otros pintores mexicanos del periodo post-revolucionario. Cuando André Breton conoció la obra de Frida Kahlo dijo que era una surrealista espontánea y la invitó a exponer en Nueva York y París. Frida nunca se sintió cerca del surrealismo, y al final de sus días decidió que esa tendencia no se correspondía con su creación artística, pues consideraba que ella no pintaba sueños, sino su propia realidad.

 “Realmente no sé si mis pinturas son o no son surrealistas, pero si sé que son la más franca expresión de mí misma, sin tomar jamás en consideración ni juicios ni prejuicios de nadie. He pintado poco, sin el menor deseo de gloria ni ambición, con la convicción de, antes de todo, darme gusto y después poder ganarme la vida con mi oficio”

Frida Khalo

La vida Frida vida estuvo marcada desde muy temprana edad por el sufrimiento físico y la enfermedad. El primero de estos infortunios consistió en una poliomielitis que contrajo en su infancia, lo que le dejó la pierna derecha un poco más corta y delgada que la izquierda y que dio  inicio a una serie de sucesivas enfermedades, lesiones diversas, accidentes y operaciones.

 

Pies para qué los quiero si tengo alas pa’ volar.

Frida Khalo

 A los dieciocho años Frida Kahlo sufrió un grave accidente cuando el bus en que ella viajaba fue arrollado por un tranvía, quedando aplastado contra un muro y completamente destruido. Al respecto, Frida comentaba que habría sido esta la forma brutal en la que había perdido su virginidad. Este accidente le afectó la columna vertebral, la pelvis y la matriz, lo que le obligó a una larga convalecencia durante la cual aprendió a pintar, y que influyó con toda probabilidad en la formación del complejo mundo psicológico que se refleja en sus obras.

Mi padre tenía desde hacía muchos años una caja de colores al óleo, unos pinceles…y una paleta en un rincón de su tallercito de fotografía… yo le tenía echado el ojo a la caja de colores. No sabría explicar el por qué. Al estar tanto tiempo en cama, enferma, aproveché la ocasión y se la pedí a mi padre… Mi mamá mandó hacer con un carpintero un caballete… que podía acoplarse a la cama donde yo estaba, porque el corset de yeso no me dejaba sentar. Así comencé a pintar mi primer cuadro, el retrato de una amiga mia…

Frida Khalo

Frida conoció a Diego Rivera a través de Tina Modotti. Anteriormente, en 1922, había tenido ocasión de observarlo, durante la realización de su primer mural en el Anfiteatro Simón Bolívar de la Escuela Nacional Preparatoria. La artista contrajo matrimonio con Diego Rivera el 21 de agosto de 1929. Su relación consistió en amor, aventuras con otras personas, vínculo creativo, odio, un divorcio en 1939 y un segundo matrimonio un año después. Al matrimonio lo llegaron a llamar la unión entre un elefante y una paloma, pues Diego era enorme y obeso de 42 años  mientras que ella era pequeña y delgada con sólo 22 años.

Eran los años veinte, y el México macho se escandalizó ante un grupo de mujeres que, aún sin tener derecho a voto, rompían moldes y convenciones: Nahui Olin, Tina Modotti, Lupe Marín, Lupe Rivas Cacho, Nellie Campobello, María Dolores Asúnsolo, Dolores del Río, Frida Kahlo, Clementina Otero y Antonieta Rivas Mercado.

A pesar de las aventuras de Diego con otras mujeres (que llegaron a incluir a Cristina, la hermana de la pintora) y de las propias infidelidades de Frida (incluyendo aventuras con hombres y mujeres) la pareja lograba complementarse en muchos aspectos. El traje tradicional mexicano consistente en largos vestidos de colores y joyería exótica que vestía Frida fue una sugerencia de Diego y se convirtió, junto a su semblante cejijunto, en su imagen de marca. Él amaba su pintura y fue también su mayor admirador. Frida, por su parte, fue la mayor crítica de Diego.

No es la tragedia la que preside la obra de Frida.  Esto ha sido muy mal entendido por mucha gente. La tiniebla de su dolor sólo es el fondo aterciopelado para la luz maravillosa de su fuerza biológica, su sensibilidad finísima, su inteligencia esplendente y su fuerza invencible para luchar por vivir y enseñar a sus camaradas, los humanos, cómo se resiste a las fuerzas contrarias y se triunfa de ellas para llegar a la alegría superior, contra la cual nada prevalecerá en el mundo del futuro, donde el valor colectivo de la vida en conjunto, hará surgir el verdadero período histórico y realmente humano de nuestra sociedad.

 Diego Rivera

En 1930, Frida estuvo embarazada por primera vez. Sin embargo, debido a la posición anómala del feto y a las secuelas del accidente de 1925 en la pelvis de Frida, el embarazo de tres meses debió ser interrumpido lo que afectó en lo más hondo su delicada sensibilidad y le inspiró dos de sus obras más valoradas: Henry Ford Hospital y Frida y el aborto, cuya compleja simbología se conoce por las explicaciones de la propia pintora. También son muy apreciados sus autorretratos, así mismo de compleja interpretación: Autorretrato con monos y Las dos Fridas.

En Las dos Fridas, asimilaba la crisis marital, a través de la separación entre la Frida en traje de tehuana, el favorito de Diego, y la otra Frida, de raíces europeas, la que existió antes de su encuentro con él. Los corazones de las dos mujeres están conectados uno al otro por una vena, la parte europea rechazada de Frida Kahlo amenaza con perder toda su sangre.

En su búsqueda de las raíces estéticas de México, Frida Kahlo realizó espléndidos retratos de niños y obras inspiradas en la iconografía mexicana anterior a la conquista, pero son las telas que se centran en ella misma y en su azarosa vida las que la han convertido en una figura destacada de la pintura mexicana del siglo XX.

A partir de 1943 dio clases en la escuela La Esmeralda junto a destacadas figuras del movimiento plástico mexicano: Diego Rivera, Manuel Rodríguez Lozano, Germán Cueto, María Izquierdo, Jesús Guerrero Galván, Federico Cantú, Carlos Dublán, Francisco Zúñiga, Feliciano Peña, Fidencio Castillo, Luis Ortiz Monasterio, Carlos Orozco Romero, Agustín Lazo, Rómulo Rozo, José L. Ruiz y Enrique Azaad.

“No estoy enferma. Estoy destrozada. Pero feliz de vivir mientras tengo la capacidad de pintar”

Frida Khalo

Frida estuvo muy lejos de cualquier ortodoxia escolástica, por lo que para su clase de composición monumental en pintura mural, encontró un buen pretexto en el rescate de algo que estaba olvidado: la pintura de pulquerías. El lienzo fueron las paredes exteriores de la pulquería La Rosita, situada en Coyocán junto a la residencia que ocupaba el destronado rey Carol de Rumania, donde los 16 alumnos recibieron por parte de Rivera algunas orientaciones técnicas, y animados por Frida, los estudiantes elaboraron escenas de la familia rural en sus labores y hábitos domésticos. El mural se inauguró el 19 de junio de 1943.

“Bebía porque quería ahogar mis penas, pero las malvadas aprendieron a nadar”

Frida Khalo

El 13 de abril de 1953 se organizó la única exposición individual en México (su país) durante la vida de la artista. En una de las críticas se dijo: “es imposible separar la vida y obra de esta persona…sus pinturas son su biografía”. La exposición fue en la Galería de Arte Contemporáneo de Lola Álvarez Bravo. La salud de Frida estaba muy deteriorada y los médicos le prohibieron asistir a la misma. Pero llegó en una ambulancia asistiendo a su exposición en una cama de hospital. Los fotógrafos y los periodistas se quedaron impresionados. Ella fue colocada en el centro de la galería. Frida contó chistes, cantó y bebió la tarde entera. La exhibición había sido un rotundo éxito.

Con amistad y cariño
nacidos del corazón
tengo el gusto de invitarte
a mi humilde exposición.
 
A las ocho de la noche
-pues relox tienes al cabo-
te espero en la Galería
d’esta Lola Álvarez Bravo.
 
 
y con puertas a la calle,
de suerte que no te pierdes
porque se acaba el detalle.
 
Sólo quiero que me digas
tu opinión buena y sincera.
Eres leído y escribido;
tu saber es de primera.
 
Estos cuadros de pintura
pinté con mis propias manos
y esperan en las paredes
que gusten a mis hermanos.
 
Bueno, mi cuate querido:
con amistad verdadera
te lo agradece en el alma
Frida Kahlo de Rivera.
  
Rimas al estilo popular manuscritas por Frida Khalo e impresas en 3 hojitas de cartoncillo amarradas con cordel rojo para invitar a su exposición individual en la Galería de Arte Contemporáneo de Lola Álvarez Bravo en 1953.
 

 

 

Expuso individualmente su obra en Nueva York (1938) y en París (1939). Hasta entonces había pintado solo privadamente y a ella misma le costó admitir que su obra pudiese tener un interés general.

“Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad”

Frida Khalo

En 1939, Frida viaja a París para mostrar sus cuadros junto al fotógrafo Manuel Álvarez Bravo en la Galerie Pierre Colle. Durante este viaje logra impresionar a Picasso y a Kandinsky con sus trabajos. Picasso escribió más tarde a Diego Rivera una carta con grandes elogios para Frida, destacando sus habilidades como retratista:

.

“Ni tú, ni Derain, ni yo somos capaces de pintar un rostro como los que pinta Frida Kahlo de Rivera”.

Pablo Picasso a Diego Rivera

Aunque gozó de la admiración de destacados pintores e intelectuales de su época como Pablo Picasso, Wassily Kandiski, André Bretón o Marcel Duchamp, su obra alcanzó fama y verdadero reconocimiento internacional después de su muerte, a partir de la década de 1970.

“Espero alegre la salida y espero no volver jamás”

Frida Kahlo

Murió en Coyoacán el 13 de julio de 1954. Fue velada en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y su féretro fue cubierto con la bandera del Partido Comunista Mexicano, hecho que fue muy criticado por la prensa nacional. Su cuerpo fue incinerado en el Crematorio Civil de Dolores y sus cenizas las alberga la Casa Azul de Coyoacán.

Su último cuadro se conserva en el Museo Frida Kahlo y es un óleo sobre masonita que muestra varios cortes de sandías en tonos muy vivos. En uno de estos trozos y junto a su firma se puede leer «VIVA LA VIDA. Coyoacán, 1954, México».

Frida Khalo ha influido mucho trabajos, pero sin duda, ha sido la literatura el espacio donde la obra de Frida Kahlo ha tenido el mayor impacto, principalmente en las últimas dos décadas, inspirando a escritores de variados géneros como: Elena Poniatowska en su obra Las siete cabritas, Pascale Petit en The Wounded Deer. Fourteen Poems After Frida Kahlo y una amplia serie de novelas y libros inspirados en la vida de Frida Kahlo o Diego Rivera de importantes autores como: Barbara Krause, Rauda Jamis, Bárbara Mujica, J.M.G. Le Clezio, Teresa del Conde, Hayden Herrrera, Andrea Kettenmann y Raquel Tibol, También se ha publicado el Diario. Autorretrato íntimo con prólogo de Carlos Fuentes y Las fiestas de Frida y Diego, que intentan adentrarnos a detalles más íntimos en su vida diaria y gastronomía. En el cine, se han realizado 2 películas sobre su vida. En 1984, la interpretó Ofelia Medina en Frida, naturaleza viva de Paul Leduc y en 2002, fue interpretada por Salma Hayek en Frida de Julie Taymor. Han sido inspiración también para el teatro, la danza y la ópera.

“Mi pintura lleva un mensaje de dolor. Ha completado toda mi vida.”

Frida Kahlo.

En 2007 se cumplieron 100 años del nacimiento de Frida, por lo que en México y en el mundo entero, se prepararon muestras, eventos y homenajes para celebrar esta gran efeméride. Resalta la muestra que se organizó en el Palacio de Bellas Artes y llevó el nombre de “Frida Kahlo 1907-2007. Homenaje Nacional”, en el que se exhibieron 354 piezas entre óleos, dibujos, acuarelas, grabados, cartas y fotografías, que conforman la mayor muestra sobre Frida exhibida jamás, según el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA)

La pintura me completó la vida. Perdí tres hijos y otra serie de cosas que hubieran llenado mi vida horrible. Todo eso lo sustituyó la pintura. Yo creo que el trabajo es lo mejor.

Frida Kahlo

La Casa Azul hoy Museo Frida Kahlo se ubica en la esquina de Londres y Allende, en Coyoacán, Ciudad de México.

Esta casa fue construida por sus padres en 1904 y aparece, también en azul, pintada por Frida en un cuadro de 1936 (Mis abuelos, mis Padres y yo, un óleo y tempera sobre metal de 30,7 x 34,5 cm.).

Tras el fallecimiento de Frida, la casa fue donada por Diego Rivera y desde 1957 es un museo que alberga objetos de su vida y es uno de los principales destinos turísticos y culturales del sur de la ciudad. El museógrafo encargado de este museo fue Carlos Pellicer, quién también realizó la museografía del Museo Anahuacalli.

“Pintada de azul por fuera y por dentro, parece alojar un poco de cielo. Es la casa típica de la tranquilidad pueblerina donde la buena mesa y el buen sueño le dan a uno la energía suficiente para vivir sin mayores sobresaltos y pacíficamente morir…”

Carlos Pellicer

Ver Frida Khalo. Parte I. Origen de Las dos Fridas. Recuerdo (y otros pensamientos)
Anuncios

One thought on “Frida Khalo. Parte II. Biografía, hechos y sucesos

  1. Pingback: Para calzarme. Nahui Ollin « Como en el tianguis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s