Bioartesanía: Biodiversidad y arte popular


“México tiene tres tipos de biodiversidad predominantes, el semidesierto, el altiplano y la selva húmeda o bosque tropical, los cuales sirven como fuentes de inspiración muy diferentes. Si a esto añadimos lo exuberante del color en México, la luz que hay aquí, se entiende por qué hemos tenido la suerte de poder ofrecer al mundo enorme cantidad de piezas populares”

Walther Boelsterly

Cuando nos encontramos con un objeto de arte popular hay detalles que de manera natural saltan a la vista, y es cuando observamos los colores, el material, la decoración, e incluso podemos pensar en el estado o cultura origen, y yendo más allá, los más doctos podrán pensar en su significado o su uso ritual, utilitario o decorativo, pero lo que nunca pensamos, es en el entorno natural en que fue creado.

Si nos vamos a lo más básico del objeto, podemos percibir que la relación del entorno o ambiente natural con una pieza de arte popular o una artesanía, se da a partir de diversos aspectos como son la materia prima de elaboración;  las formas, figuras y colores  que se manifiestan en su decorado y los elementos que sin ser parte del objeto se involucran en su producción.

México es considerado uno de los cinco países en el mundo con más variedad de plantas y animales. Nuestro país ocupa el segundo lugar en número de reptiles, el tercero en mamíferos, el quinto en plantas vasculares y anfibios y el octavo en aves. Contamos con la mayoría de los ecosistemas que existen sobre la Tierra y en éstos se han desarrollado decenas de culturas.

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO)

Es entonces que los materiales con los cuales está hecha una pieza, son aquéllos que se encuentran en el entorno en que se desarrolla la cultura que lo produce, puesto que son los que se encuentran a la mano para su fabricación, aunque en casos extraordinarios puede resultar que importen alguna materia prima de otras regiones, pero no es lo usual.

En el mismo sentido,  la forma, colores y decoración de un objeto, depende para su manufactura de las materias primas (tintes por ejemplo) existentes en la región, pero también se inspira en la flora, la fauna y otros motivos que imperan en el sitio.

Por último, existen elementos que aunque no forman parte per se de un por objeto de arte popular, si son materiales indispensables en su fabricación, por ejemplo, la madera para el cocimiento del barro, o incluso plantas o animales que forman parte de la alimentación o medicina tradicional para el bienestar de los artesanos, que finalmente serán los creadores del objeto.

En resumen, el medio natural es el que provee de las materias y los elementos decorativos que se plasman en el arte popular, no sólo en México, sino en el mundo entero; o visto desde otra perspectiva, cada objeto de arte popular nos habla también del entorno en que se originó: el lugar, su cultura y los fuertes lazos históricos y simbólicos que unen a estos conceptos.

Mural de Miguel Covarrubias en el MAP

Walther Boelsterly menciona que para tener claridad en la relación del arte popular y la biodiversidad, basta con ver el mapa, pues hacia los polos se tiene una gran biodiversidad pero en condiciones muy agrestes, por lo que sus expresiones de arte popular son menores en cantidad y en colorido respecto a las que se encuentran en la zona ecuatorial.

“Esto ha sido un desarrollo lógico, los países con mayor biodiversidad son los países que tenemos un mundo artesanal más amplio, pero al mismo tiempo en la antigüedad esta correlación que existía entre biodiversidad y artesanía era sustentable. 

Lo anterior puede verse también en nuestro país, pues si observamos el arte popular del norte del país encontraremos menos diversidad de materias primas y un colorido en tonos cafés y ocres (como el desierto que predomina en esa parte del país), pero al acercarnos al centro y sur del país tanto los recursos naturales empleados, como el colorido y motivos de las piezas se van diversificando e intensificando.

Es entonces que podemos ver la importancia de los recursos naturales en la producción artesanal y el por qué de procurar su conservación, ya que si se carece de alguno de los materiales para la creación de un objeto, el proceso de producción podría suspenderse.  Por otra parte, también es importante mencionar que la sobreexplotación de estos recursos o su uso inadecuado, puede afectar la calidad y abundancia de la producción artesanal.

Actualmente, la creciente demanda de objetos artesanales (que exige más piezas en menor tiempo) y la pérdida de nuestros recursos naturales, han obligado en muchos artesanos a emplear productos químicos que agilizan o facilitan el proceso de producción, solucionando el problema del mercado, pero teniendo efectos negativos en el impacto ambiental (como contaminación o escasez de los recursos) e incluso en la salud de los propios artesanos.

Hoy día existe una fuerte tendencia a pensar que todo lo natural es sustentable o que evita daños al ambiente, pero esto no es necesariamente así.

Marta Turok

El diverso escenario geográfico de México ha permitido el desarrollo de una gran riqueza de conocimientos, tradiciones, y lenguas en nuestro territorio que reflejan nuestra riqueza natural, por ello es importante por un lado, entender y practicar por parte de los artesanos y los gobiernos el manejo adecuado y responsable de los recursos naturales, y por otra parte fomentar en los consumidores la valoración de cada objeto de arte popular conforme al trabajo y tiempo invertido, así como lo que representa: la sabiduría ancestral  o la cosmovisión que lo sustenta (conocimientos en que por ejemplo se guían por las fases de la luna para cortar árboles y arbustos, o la forma de recolectar platas para fomentar la propagación de las mismas).

En el caso específico de México, el arte prehispánico se vio influenciado por el arte español de la conquista (mismo que venía tamizado por la cultura árabe), y el influjo del arte oriental proveniente de China a través de las rutas comerciales que atravesaban el país durante la colonia, lo cual formó una amalgama que gracias a las manos mágicas de los artesanos mexicanos que supieron aprovechar las técnicas y adaptarlas con recursos y conocimientos locales, permite hacer una síntesis y comprender el complemento extra que las artesanías de otros países no tienen.

Concluyendo, existe una relación intrínseca entre el medio natural y el arte popular, donde la extinción del primero puede resultar en la extinción del segundo o su transformación, provocando con ello pérdida de calidad pero sobretodo del pasado histórico que conlleva.

Recuerda que los artesanos trabajan con sus manos la historia de México.

Museo de Arte Popular (MAP)

Como parte de los esfuerzos por mostrar la relación entre la biodiversidad y el arte popular, el Museo de Arte Popular creó la exposición Bioartesanía, muestra que estuvo del 21 de julio al 7 de octubre de 2012 en este recinto.

A partir del 28 de noviembre de 2012 y hasta el 3 de marzo de 2013, se presentó en el Ex Templo de San Agustín en Zacatecas, Zacatecas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s