Bebidas tradicionales: el atole


 “El atolli es insípido al paladar de los españoles, pero lo usan en sus enfermedades, endulzándolo con azúcar en lugar de la miel que los indios emplean. Para éstos es manjar tan grato que no pueden vivir sin él. En todos tiempos les ha servido de almuerzo y les da bastante fuerza para sobrellevar los trabajos del campo y las demás fatigas en que se emplean”

Francisco Javier Clavijero en su Historia Antigua de México

atole_Tarecuato

En casa era tradición desayunar todos los domingos con un atole, en especial el atole de puscua (atole sin leche ni azúcar) o el champurrado, acompañado de un tamal tradicional de mole o de dulce o en ocasiones, de unas ricas corundas michoacanas. Es por ello que es elemento indispensable en la ofrenda de muertos para el desayuno de los niños (angelitos) y adultos (ánimas).

El atole (del náhuatl atolli ‘aguado’, de atl agua y tol, diminutivo despectivo), sencilla bebida que nos remonta a nuestra infancia o que evoca esos días en que se nos hizo tarde por lo que compramos un atole acompañado de su inseparable tamal (o la guajolota -torta de tamal-)  antes de llegar al trabajo o a la escuela, aunque también acompaña fiestas tan importantes como La Candelaria, días de muertos o nos calienta en las frías mañanas (o noches) invernales.

atolesEn realidad, los mexicanos no requerimos de pretextos para disfrutar un rico atole, aunque muchos desconocemos su origen, el cual se ha perdido en la memoria, no así en el gusto de consumirlo.

El origen prehispánico de esta bebida le da un carácter especial. Los aztecas preparaban el atole hirviendo la masa de maíz hasta espesar, condimentada con cacao, chiles y miel de abeja. Era tal su importancia en la sociedad mexica que Hernán Cortés lo menciona en sus Cartas de Relación como una bebida muy energética.

 

Si con atolito vamos sanando, pues atolito vámosle dando. Refrán.

Feria del atole en Tarecuato (del Fb de Juan José Rosales Gallegos)Al igual que sucedió con el chocolate, esta preparación fue modificada por los españoles para mejorar su gusto, por lo que agregaron leche o agua y azúcar o piloncillo, y eliminando el chile.  Esta combinación se batía vigorosamente para obtener espuma. En su Diccionario de Mexicanismos, Francisco Santamaría observaba que el atole “es bebida propia de la gente pobre”, esto porque el chocolate era la bebida preferida por las clases altas.

El atole originalmente se elaboraba únicamente a base de masa de maíz, pero esto se ha ido diversificando para el uso de otros ingredientes como son la harina de arroz o la harina de trigo como base; así como el uso de agua o leche en su preparación; el uso de piloncillo, azúcar o miel para endulzar; y para mejorar el sabor, el uso de frutas o saborizantes como el chocolate, el pinole, la guayaba, la ciruela, la piña, el chicozapote, la pitahaya, etc; o especies aromáticas como la vainilla, la canela, el anís, las hojas de naranjo o la flor de azahar, esto hace que la variedad de atoles sea casi infinita.

El sabor depende de la región y la temporada pues  se hace uso de las frutas y condimentos de la zona, siempre buscando variar el sabor y volverlo más nutritivo. Entre las variedades de atole que encontramos a lo largo de nuestro país se pueden mencionar:

 

Más vale atole con risas que chocolate con lágrimas. Refrán

Atole_CenaduriaLupitaAtole blanco, la base de todos, hecho con nixtamal, sin azúcar u otros saborizantes; Atole negro, preparado con cáscara de cacao; Atole champurrado (de chocolate), de pinole, de masa, almendrado, de masa y frijol, de frijol con guayaba (también se pueden usar otras frutas), de pepita chica (de Yucatán), de maíz de teja, de changunga (de Uruapan, Michoacán), de zitún (zarzamora) (de Uruapan, Michoacán), de aguamiel, colado de maíz (de Coalcomán, Michoacán), de flor de San Juan, Atole malarrabia, de coyol (de coco), Nicuatole (de Oaxaca) y el Tanchucúa (de Yucatán).  En Puebla, Oaxaca, Veracruz, Michoacán y otros estados del centro de México se prepara un tipo especial llamado chileatole, que es salado en lugar de dulce e incluye chile, epazote, granos de elote y algunas otras especias, incluso puede llevar carne.

 

Con la que entienda de atole, escoba y metate, con ella, cásate. Refrán.

 

ATOLE_DE_TARECUATO SIC

Los P’urhépechas de Michoacán, consideran la preparación del atole como un elemento esencial y parte de los conocimientos que las mujeres deben saber para garantizar la estabilidad del matrimonio; e incluso, se dice, para no ser regresadas a la casa de sus padres. De este modo, el atole, está presente como alimento para la mujer que acaba de dar a luz, en los velorios, bautizos, y en las bodas.

Tarécuato, comunidad p’urhépecha de la Cañada de los Once Pueblos, fue sitio importante de intercambio y parada obligada de los mercaderes de la “Ruta de la sal” en el camino real de Colima. Es en la maiápita, que se recrea la añeja tradición, donde los atoles de Tarecuato satisfacían el hambre y la sed de caminantes y de arrieros; y al mismo tiempo se convertía en un momento de convivencia intercomunitaria.

El atole es tan importante que en Tarécuato, Michoacán se celebra cada año la Feria del Atole, esto sucede la noche del sábado anterior al Domingo de Ramos y al inicio de las festividades de Semana Santa.

En esta población, se encuentra en la plaza central una gran variedad de atoles, algunos extraños al común de otras regiones del país, como el atole de habas secas con hoja de aguacate y chile jalapeño; de chícharo con atoles_hoja de aguacate y chiles serranos; de garbanzo fresco; atoles de grano de elote tierno, chile serrano y masa de maíz; el picosito de “nurite”, una planta que los indígenas recomiendan para la fertilidad de la pareja, con su chilacayote cocido; el “xarikata” de maíz fermentado y salsa de chile guajillo; o dulces como el de aguamiel; de zarzamora; de “chaqueta” (caña de azúcar quemada), entre muchos otros. También en Izúcar de Matamoros en Puebla y en Chicago, Illinois se realizan ferias del Tamal y el Atole.

El atole está presente también en la expresión popular con frases como: Que no te den atole con el dedo o Tienes atole en las venas, además de múltiples refranes, tanto, como en cada esquina, panadería, iglesia o incluso en triciclos adaptados donde se expende esta bebida, en centro del país principalmente.

Contigo la milpa es rancho y el atole champurrado. Refrán

tamalero-Jaköbo

Foto: Jaköbo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s