Reír llorando. Juan de Dios Peza


Reír llorando

Viendo a Garrik, actor de la Inglaterra,
el pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso de la tierra
y el más feliz…” y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
presentose un hombre de mirar sombrío:
sufro, le dijo, de un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.
Nada me causa encanto ni atractivo,

no me importan mi nombre ni mi suerte,
en un eterno spleen muriendo vivo
y es mi única pasión la de la muerte.

– Viajad y os distraeréis.
– ¡Tanto he viajado!
– Las lecturas buscad.
– ¡Tanto he leído!
– Que os ame una mujer.
– ¡Si soy amado!
– Un título adquirid.
– ¡Noble he nacido!

– Pobre seréis quizá
– Tengo riquezas.
– ¿De lisonjas gustáis?
– ¡Tantas escucho!
– ¿Qué tenéis de familia?
– Mis tristezas.
– ¿Vais a los cementerios?
– Mucho… mucho.

– De vuestra vida actual ¿tenéis testigos?
– Sí, mas no dejo que me impongan yugos,
yo les llamo a los muertos mis amigos
y les llamo a los vivos, mis verdugos.

Me deja, agregó el médico, perplejo
vuestro mal, mas no debo acobardaros,
tomad hoy por receta este consejo:
“Sólo viendo a Garrik podréis curaros”.

– ¿A Garrik?
– Sí, a Garrik… La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa,
todo el que lo ve muere de risa,

¡Tiene una gracia artística asombrosa!
-¿Y a mí me hará reír?
– ¡Ah! sí, os lo juro;
Él sí; nada más él; más… ¿qué os inquieta?
– Así, dijo el enfermo, no me curo,
¡Yo soy Garrik!… Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Y Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora,
el alma llora cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar a carcajadas.

Juan de Dios Peza (1852-1910)

hh-0442-juan-de-dios-peza-mexico-biografias-bibliografias-literatura-hogar-y-patria-reir-llorandoJuan de Dios Peza fue un poeta, político y escritor mexicano. Nació el 29 de junio de 1852, en la Ciudad de México y murió el 16 de marzo de 1910.

Estudió en las escuelas de Agricultura, Nacional Preparatoria, de Medicina y en el Colegio de San Ildefonso. Cuando ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria en 1869, se convierte en el alumno predilecto de Ignacio Ramírez, “El Nigromante”; también fue alumno de Ignacio Manuel Altamirano.

Después de la preparatoria, ingresó a Escuela de Medicina, carrera que abandona para dedicarse a las letras; ahí establece gran amistad con Manuel Acuña.

Juan de Dios Peza  perteneció a la última generación de escritores románticos, mostró sus cualidades poéticas e ideas liberales desde muy joven. Fue un gran historiador, poeta, periodista y político.

Su poesía llena de realismo se caracterizó por los excelentes retratos de la vida burguesa de su época, por el trato que dio a los héroes y sus circunstancias históricas, y por hacer de la palabra cotidiana y la familia, materia de inspiración, llegando por esto a ser reconocido como el Poeta del hogar. Se empeñó en versificar castizamente y en hacer poemas con motivos y escenarios locales.

De sus obras destacan “Cantos del Hogar” (con la que logró reconocimiento internacional) “Tradiciones y Leyendas Mexicanas”, “Hogar y Patria” y “La Lira de la Patria”; muchos de sus materiales fueron traducidos a varios idiomas como  ruso, francés, inglés, alemán, húngaro, portugués, italiano y al japonés.

Fue fundador de la Revista Universal y escribió para El Eco de Ambos Mundos, El Mundo Ilustrado, La Juventud Literaria, La República y El Imparcial; y en Madrid, en La Ilustración, publicó retratos de poetas mexicanos dando a sus colegas prestigio internacional.

En 1878 es nombrado secretario de la legación de México en España, al lado de Riva Palacio. Y convive en Madrid con personajes como el gran intelectual político Emilio Castelar, así como con los escritores Gaspar Núñez de Arce, Ramón de Campoamor y José Selgas.

Fue fundador de la primera Sociedad de Autores Mexicanos y Miembro numerario de la Academia Mexicana de la Lengua, ocupó la silla IX en mayo de 1908.

Un golpe fuerte para él fue el abandono de su mujer, que lo dejó con dos hijos pequeños, a los que crió y educó con dedicación. Muere en 1910.

Conoce otras obras de Juan de Dios Peza:

Leyenda del callejón de Sal si puedes. Ciudad de México

Leyenda de El Señor del Rebozo. Ciudad de México

Juan de Dios Peza. José María Vigil, Vicente Riva Palacio - Tomo V de la enciclopedia México a través de los siglos (1888)

José María Vigil, Vicente Riva Palacio – Tomo V de la enciclopedia México a través de los siglos (1888)

Fuente: Wikipedia, Biografía de Juan de Dios Peza, CONACULTA, UNAM y otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s