Tagged with Poesía mexicana

Leyenda de El Señor del Rebozo. Ciudad de México

Leyenda de El Señor del Rebozo. Ciudad de México

A mediados del siglo XVI funcionaba ya como convento dominico, el edificio situado a espaldas del que fuera templo de Santa Catalina de Siena, ubicado en la calle de su nombre hoy República Argentina. Fundado por ayuda pecuniaria de tres mujeres sumamente religiosas y ricas conocidas por “Las Felipas”, este convento recibía la ayuda de … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfarera, y más. Ruperta Bautista Vázquez

Alfarera, y más. Ruperta Bautista Vázquez

Alfarera Moldea sonrisa de niños polvo en los huecos oídos de la vieja olla. En el color del fuego pinta el conocimiento  guardada en sus latidos Vigila el crecimiento de retoños enredados en el húmedo barro. Espesas manos recogen pedazos de  historia consumadas  en el tiempo. Borra el sufrimiento y las experiencias en la profundidad … Sigue leyendo

Tu voto:

Juego de Nahuales, y más. Enriqueta Lunez

Juego de Nahuales, y más. Enriqueta Lunez

Juego de Nahuales Hombre animal animal hecho hombre sueña el animal sueña el hombre vive el animal vive el hombre muerto el animal muere el hombre todos los días nace y muere el hombre hecho animal el animal hecho hombre. (Favorecida por un Dios sin nombre…)Favorecida por un Dios sin nombre en sueños sufrió pesadumbre … Sigue leyendo

Tu voto:

Canto de Moyocoyatzin. Nezahualcóyotl

Canto de Moyocoyatzin. Nezahualcóyotl

Canto de Moyocoyatzin. Nezahualcóyotl Romances de los Señores de la Nueva España Zan nik kaki itopyo ipetlacayo X. Ah in tepilwan: ma tiyoke timikini ti mazewaltin nawi nawi in timochi tonyazke timochi tonalkizke Owaya Owaya in tlaltikpak. XI. Ayak chalchiwitl ayak teokuitlatl mokuepaz in tlaltikpak tlatielo timochiotonyazke in canin ye yuhkan: ayak mokawaz zan zen … Sigue leyendo

Tu voto:

Para calzarme. Nahui Olin

Para calzarme. Nahui Olin

Para calzarme Para calzarme los pies tengo que buscar unos zapatos rojos y negros que besen la tierra con las puntas que perfeccionen los contornos de mis piernas con unos calzados rojos y negros que señalen el peligro de ver mis piernas salir de mis faldas que terminan en las rodillas Y recojo mis faldas … Sigue leyendo

Tu voto:

El Cristo de mi cabecera. Rubén C. Navarro.

El Cristo de mi cabecera. Rubén C. Navarro.

El Cristo de mi cabecera Cuando estaba solo… solo en mi cabaña, que construí a la vera de la audaz montaña, cuya cumbre, ha siglos engendró el anhelo de romper las nubes… y tocar el cielo; cuando sollozaba con el desconsuelo de que mi Pastora – más que nunca huraña- de mi Amor al grito nada respondía; cuando muy enfermo de melancolía, una voz interna siempre me decía que me moriría si su almita blanca para mí no fuera, ¡le rezaba al Cristo de mi cabecera, porque me quisiera…! ¡porque me quisiera…! ……………………………… Cuando nos unimos con eternos lazos y la pobrecita me tendió sus brazos y me dio sus besos y alentó mi Fe; cuando en la capilla de la Virgen Pura nos bendijo el Cura y el encanto vino y el dolor se fue…; cuando me decía, loca de alegría, que su vida toda para mí sería… ¡le rezaba al Cristo de mi cabecera, porque prolongara nuestra Primavera…! …¡Porque prolongara nuestra Primavera…! Cuando sin amparo me dejó en la vida y en el pobre lecho la miré tendida; cuando até sus manos, que mostraban una santa y apacible palidez de luna y corté su hermosa cabellera bruna, que en el fondo guardo de mi viejo arcón; cuando, con el alma rota en mil pedazos, delicadamente la tomé en mis brazos para colocarla dentro del cajón; cuando muy enfermo de melancolía, una voz interna siempre me decía que ya ¡nada! me consolaría, ¡le rezaba al Cristo de mi cabecera, porque de mis duelos compasión tuviera…! …¡porque de mis duelos compasión tuviera…! ………………………………………. Hoy que vivo solo… solo, en mi cabaña, que construí a la vera de la audaz montaña. cuya cumbre ha siglos engendró el anhelo de romper las nubes y besar el cielo; hoy que por la fuerza del Dolor, vencido, busco en mi silencio mi rincón de Olvido; mustias ya las flores de mi Primavera; … Sigue leyendo

Tu voto:

Ellos y yo. Xavier Villaurrutia.

Ellos y yo. Xavier Villaurrutia.

Ellos y yo Ellos saben vivir Y yo no sé, Ya lo olvidé si lo aprendí, O nunca comencé… Ellos saben besar, Y yo no sé lo que es, Me da miedo probar A saber… Ellos saben reír, Dios mío, yo no sé… ¡Y tener que seguir así…! Ellos saben hacer Mil cosas más Que … Sigue leyendo

Tu voto:

Polvo (fragmentos). Guadalupe (Pita) Amor.

Polvo (fragmentos). Guadalupe (Pita) Amor.

Polvo … y en polvo te convertirás. Génesis, capítulo 3, versículo 19 I Me envuelve el polvo, y me inquieta. ¿Por qué vendrá de tan lejos? Y ¿cómo en residuos viejos mundos pasados sujeta? -El polvo no tiene meta, ni principio habrá tenido; sé que siempre ha contenido, en su eternidad convulsa, la arcana fuerza que impulsa a lo que … Sigue leyendo

Tu voto: